La Bodega

Nuestras raíces

La bodega Alan de Val, que fundamos en 1993 los hermanos Sánchez Rodríguez cuenta con una trayectoria mucho más larga. La historia de Alan de Val se remonta a los años 20.
Fue en esa década de los años 20, cuando nuestro abuelo José Sánchez Núñez, compró la actual cueva de Alan de Val, en la zona de las Pinguelas (A Rúa). Se casó con Elisa Fernández Díaz y de alguna manera y sin saberlo, se convirtió en el fundador de la actual saga Alan. Ya que fue ahí donde empezó la andadura de nuestra familia como elaboradores.

En 1954 el abuelo construye casa en la Rúa de Valdeorras, en el barrio de San Roque, una casa con corral, cuadras y alpendres. Y por supuesto, con bodega. En esta casa nacimos los hermanos Sánchez Rodríguez; Joaquín, Manuel y Jose Luis. Por lo que el mundo del vino forma parte de nuestra vida desde que nacemos. En una familia desde siempre dedicada a la viticultura, a los injertos, al vino. Nuestro padre Manolo elabora y vende vino hasta los años 60 que llega la cooperativa.

Paralelamente hay otra actividad de tanta o más importancia en nuestra familia que la elaboración de vinos, los viveros. Hay que recordar que Valdeorras ha suministrado al Ribeiro, sobre todo, y a toda Galicia gran cantidad de injertos para replantar y para nuevas plantaciones. de variedades autóctonas y, por supuesto, de garnacha tintorera, variedad que hemos adoptado y adaptado a nuestra comarca y hoy la consideramos como nuestra.

Es en 1993 cuando los tres hermanos tomamos la decisión y damos el paso. Se funda la bodega Alan de Val, bajo la denominación de origen Valdeorras, con una premisa fundamental, trabajar exclusivamente con viñedos propios. Premisa que por supuesto se sigue manteniendo a día de hoy. En sus comienzos, sólo elaboramos unas pocas botellas en la pequeña bodega familiar, de forma muy artesanal, sin mecanización ni gran maquinaria y centrados en los varietales por excelencia de la zona, Godello y Mencía, vinos que a día de hoy siguen siendo una parte fundamental de la bodega y con los que hemos conseguido numerosos reconocimientos.

La bodega

En la actualidad, y desde 2006, nos trasladamos a la nueva bodega, enclavada en el lugar de Pedrazais, rodeada de viñedos y con unas imponentes vistas del valle de A Rùa de Valdeorras. Actualmente contamos con todas las tecnologías y avances de los últimos años, depósitos de acero inoxidable, equipo de frío, estrujadora, etiquetadora. Una sala de barricas con diferentes tamaños y distintas procedencias. Y por supuesto el salón y la terraza de Alan de Val, donde los visitantes podrán disfrutar de los vinos y las impresionantes vistas y conversar con nosotros.

Bodega Alan está situada en la finca Pedrazais, en el paraje que lleva el mismo nombre. Lugar emblemático en Valdeorras. Los suelos arcillo – ferrosos y pedregosos, su altitud, su orientación y una ligera brisa constante hacen que sea un terroir privilegiado para el cultivo y para la calidad de la uva. De aquí nacen nuestros vinos de Finca Pedrazais Godello y Pedrazais Mencía, la calidad de estas uvas nos permite hacer elaboraciones especiales. El Pedrazais Godello con crianzas sobre lías en inox y en barricas, nos proporciona unos vinos muy complejos y de larga duración. El Pedrazais Mencía procede de suelos pobres y nos proporciona unos vinos finos que son aptos para su crianza en barricas de roble francés y roble americano. Pedrazais nos proporciona una buena graduación manteniendo una excelente acidez, algo nada fácil de conseguir en otros terrenos.

Con las posibilidades que nos ofrece la nueva construcción, empezamos a desarrollar lo que ya teníamos experimentado. Siempre basándonos en el viñedo, el terroir, que es el que verdaderamente hace el vino. Conocedores de los diferentes tipos de suelo, orientaciones, altitudes, etc fuimos adquiriendo y plantando nuevas parcelas, dando en el año 2000, un impulso importante a nuestros viñedos. Y es que en Alan de Val sólo entran uvas de viñedos propios.

Y con la nueva bodega, nos lanzamos a nuevas andaduras y a nuevas oportunidades, donde el saber artesanal y las ansias de innovación eclosionan y dan lugar a vinos diferentes, cuidados, y a la introducción de otros varietales (brancellao, sousón,caíño). En la actualidad tenemos una producción de unas 80.000 botellas y elaboramos 8 vinos diferentes. También hemos incorporado licores típicos gallegos. Nunca abandonando nuestros dos vinos Alan de Val Godello y Alan de Val Mencía que nos acompañan desde los primeros embotellados y son los vinos más representativos de la D.O. Valdeorras y que han sido valorados con diferentes premios a lo largo de nuestra andadura, sobre todo en las ferias del vino de Valdeorras, a las que Alan de Val ha asistido a todas sus ediciones, pues nos parece muy importante el hacer comarca, hacer D.O.